Parece un slogan millennial. Léase a voz en grito: ¡Queremos un código más puro, no las pesadas cargas de los frameworks! ¡Necesitamos estar seguros de lo que incluimos en nuestros desarrollos!¡Acabemos con la guerra entre programadores, ningún logo es mejor que otro!

Vale, ya os he oído. De una forma u otra, cada cierto tiempo alguien me plantea sus dudas sobre el uso de tal o cual framework. Son dudas razonables. Es verdad que el peso resultante, la complicación técnica y la variedad de opciones para escoger generan estas dudas. Así que yo devuelvo otra duda.

¿Qué hacen los frameworks por nosotros?

Recordando la genialidad de La vida de Brian, podríamos contestarnos:

  • Tiene herramientas para la creación inicial de una aplicación y facilitan su despliegue final.
  • Mediante generadores de código permiten replicar patrones y dedicar menos tiempo a fontanería.
  • Son aceptados de forma masiva, lo que implica: librerías de terceros, soporte de la comunidad y eventos a tutiplén.
  • Facilitan el desarrollo de aplicaciones SPA proporcionando enrutadores potentes.
  • Y sobre todo… mantienen la vista sincronizada con el estado de la aplicación.

¿Y además de esto?. No, nada más. Ni nada menos.

Terapias alternativas.

Pero como digo las dudas son razonables; yo mismo soy un mar de dudas. Además no avanzaríamos mucho si sólo nos regodeamos en los éxitos ya alcanzados. ¿Cierto?

Cierto. Así que de vez en cuando me doy una vuelta por internet para ver qué nuevas opciones tenemos. Después de todo ha habido grandes avances desde la época del jQuery. ¿No es cierto?

Muy cierto, claro que los hay. El lenguaje y las nuevas APIs son mucho mejores. Estas alternativas naturales que me encuentro son creadas por desarrolladores que sigo y respeto. Y creo que estamos mucho más cerca. Incluso creo que se pueden usar para pequeños desarrollos que busquen ligereza y minimalismo. Pero también creo actualmente no son aún una solución a gran escala.

Dedicándome a la formación no puedo dejar de recomendaros algunas propuestas. Me parecen excelentes formas de aprender para comprender lo que ocurre al utilizar tu querido framework. Así que aquí van algunas de las mejores. Resalto especialmente las de Alberto Gimeno y Carlos Caballero.

Así que si estabas harto de tu framework, quizá después de ver alguna de estas saludables alternativas vuelvas a mirarlo con otros ojos.